jueves, 21 de mayo de 2009

Retirarse a tiempo

Era una bella princesa que estaba buscando consorte... Entre los candidatos se encontraba un joven plebeyo, que no tenía más riquezas que amor y perseverancia. Cuando le llegó el momento de hablar, dijo: Princesa, te he amado toda mi vida. Como soy un hombre pobre y no tengo tesoros para darte, te ofrezco mi sacrificio como prueba de amor. Estaré cien días sentado bajo tu ventana, sin más alimentos que la lluvia y sin más ropas que las que llevo puestas. Ésa es mi dote. La princesa, conmovida por semejante gesto de amor, decidió aceptar. Tendrás tu oportunidad, si pasas la prueba, me desposarás. Así pasaron las horas y los días. El pretendiente estuvo sentado, soportando los vientos, la nieve y las noches heladas. Sin pestañear, con la vista fija en el balcón de su amada, el valiente vasallo siguió firme en su empeño, sin desfallecer un momento. De vez en cuando la cortina de la ventana real dejaba traslucir la esbelta figura de la princesa, la cual, con un noble gesto y una sonrisa, aprobaba la faena. Todo iba a las mil maravillas. Incluso algunos optimistas habían comenzado a planear los festejos. Al llegar el día noventa y nueve, los pobladores de la zona habían salido a animar al próximo monarca. Todo era alegría y jolgorio, hasta que de pronto, cuando faltaba una hora para cumplirse el plazo, ante la mirada atónita de los asistentes y la perplejidad de la infanta, el joven se levantó y sin dar explicación alguna, se alejó lentamente del lugar.Unas semanas después, mientras deambulaba por un solitario camino, un niño de la comarca lo alcanzó y le preguntó a quemarropa ¿Qué fue lo que te ocurrió? Estabas a un paso de lograr la meta ¿Por qué perdiste esa oportunidad? ¿Por qué te retiraste?Con profunda consternación y algunas lágrimas que corrían en su rostro, contestó en voz baja: "Ella NO me ahorró ni un día de sufrimiento, ni siquiera una hora, no merece mi amor".

"Amar es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad. El amor nos libera del sufrimiento"

2 comentarios:

Victor dijo...

no estoy de acuerdo, para mi no hay nada que nos haga sufrir mas que el amor

Mariana dijo...

Hola Victor, gracias por tu comentario. Me gusta mucho escuchar las opiniones de los demás y respeto los diversos puntos de vista. Muchas veces las diferentes experiencias de vida hacen que no compartamos las formas de pensar, y eso está bueno porque da inicio al debate y a darse de cuenta de que muchas veces las cosas no son como siempre habiamos pensado, y he aqui la evolución del ser humano.
Yo creí en algún momento haber sufrido por amor, pero luego de tener a alguien que realmente daba lo mejor de si para que yo sea feliz me di cuenta que eso era el amor en realidad no lo anterior, y que la persona que me hizo sufrir en el pasado realmente no me amaba.
Creo que el amor, es un sentimiento desinteresado, que busca el bienestar del projimo.
Que es para ti el amor?