martes, 29 de julio de 2008

"Animate cambia"

Si sientes que la vida no tiene sentido, que los problemas te están acabando, memoriza esta parábola:"Un pájaro que vivía resignado en un árbol podrido en medio del pantano, se había acostumbrado a estar ahí, comía gusanos del fango y se hallaba siempre sucio por el pestilente lodo.Sus alas estaban inutilizadas por el peso de la mugre, hasta que cierto día un gran ventarrón destruyó su guarida; el árbol podrido fue tragado por el cieno y el se dio cuenta de que iba a morir.En un deseo repentino de salvarse, comenzó a aletear con fuerza para emprender el vuelo, le costó mucho trabajo porque había olvidado cómo volar, pero enfrentó el dolor del entumecimiento hasta que logró levantarse y cruzar el ancho cielo, llegando finalmente a un bosque fértil y hermoso." Los problemas son como el ventarrón que ha destruido tu guarida y te están obligando a elevar el vuelo o a morir.Nunca es tarde. No importa lo que se haya vivido, no importa los errores que se hayan cometido, no importa las oportunidades que se hayan dejado pasar, no importa la edad, siempre estamos a tiempo para decir BASTA, para oír el llamado que tenemos de buscar la perfección, para sacudirnos el cieno y volar ALTO y muy lejos del pantano.Abandona la vía segura y cómoda. Lánzate a la ruta incierta, llena de enigmas e inseguridades y hazlo solitariamente.

3 comentarios:

The Raven dijo...

Hola Mary! Como va gringa? Espero que muy bien, siempre hermosas tus palabras,y no firmo seguido pero sabes que soy un fiel lector tuyo. Besos, exitos y todo mi luz para vos!

Andres dijo...

hola: antes que nada gracias por deterte en mi blog.
Con respecto a tu escrito animarse a cambiar hasta aquello que se cree inamovible siempre vale la pena un intento fallido vale mucho más que aquel que nunca se realizo.

Nos leemos un saludo
Andres

Hada dijo...

A veces le tememos a los cambios y nos reusamos a salir de nuestra "zona de confort", cuando puede que la vida nos esté esperando con una grata sorpresa que está allí, sólo esperando que juntemos el valor necesario para aprovecharla.